Antonio Machado

Antonio Cipriano José Machado Ruiz es un poeta, dramaturgo y narrador nacido en Sevilla, España, el 26 de julio de 1875. Viene de una familia liberal y es el segundo se cinco hermanos. 

Se considera una de los poetas representativos de la Generación del 98 en plena época del Modernismo español ya que contribuyó de diferentes formas a la literatura española.

Una de sus obras destacadas fue “Soledades” y dentro de sus obras poéticas se encuentran por ejemplo “A un olmo seco” y “Horizonte”.

A los 8 años de edad, se muda a Madrid para comenzar sus estudios en la Institución Libre de Enseñanza.

A los 36 años, obtuvo una beca de la Junta de Ampliación de Estudios, para perfeccionarse en lengua y literatura francesa.

Después de la muerte de su esposa, se dedica a enseñar, lee filosofía y estudiar griego, con el objetivo de perfeccionar sus conocimientos filosóficos, obteniendo la Licenciatura en Filosofía en la Universidad de Madrid.

A los 32 años de edad, la Real Academia Española de la lengua lo elige como miembro de su mesa, enorgulleciéndolo mucho y  favoreciéndolo para que fuera uno de los poetas más apreciados por la poesía española de esa época.

En 1932, a los  57 años de edad, se le realiza un homenaje en Soria con motivo de su nombramiento como “Hijo adoptivo de Soria”por entregar grandes aportes a la ciudad.

A los 62 años, es nombrado presidente del Patronato de la Casa de la Cultura, colaborando de manera significante en la capital de Madrid.

Escapando de la guerra civil española, huye junto a su madre hacia Francia, pero ambos enferman. El poeta muere el 23 de febrero de 1939 a los 64 años de edad , y su madre tres días más tarde.

Más de 50 años después de su muerte, la Biblioteca Nacional Española instala en su edificio un monumento en honor a Antonio Machado, que también se encuentra situada en Francia y en Nueva York, lugares que este poeta apreciaba mucho.

A continuación mostraré uno de los tantos poemas que creó con tanta pasión.

“ Poema el Horizonte “

En una tarde clara y amplia como el hastío, 

cuando su lanza blande el tórrido verano, 
copiaban el fantasma de un grave sueño mío 
mil sombras en teoría, enhiestas sobre el llano. 

La gloria del ocaso era un purpúreo espejo, 
era un cristal de llamas, que al infinito viejo 
iba arrojando el grave soñar en la llanura… 
Y yo sentí la espuela sonora de mi paso 
repercutir lejana en el sangriento ocaso, 
y más allá, la alegre canción de un alba pura.

 

Bibliografía:

 

http://www.poemas-del-alma.com/antonio-machado.htm

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/machado.htm

http://www.cervantes.es/bibliotecas_documentacion_espanol/biografias/pekin_antonio_machado.htm

Image

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s